Nuestro Dojo

Hemos pensado en “Kihon Dojo” pues la expresión la componen dos términos significativos. Dojo, traduciría el lugar del camino, “el lugar de la Vía”, el sitio en donde venimos a entrenar y a desarrollarnos en todo sentido (física, mental y espiritualmente). Kihon se refiere a lo básico; es así que todas las artes orientales y en un sentido más  amplio todas las artes humanas comparten una serie de elementos básicos o fundamentos, que permiten la entrada o el dominio de todo lo demás. Sin el conocimiento y dominio del Kihon no es posible acceder a los niveles avanzados. La idea de Kihon nos invita a regresar a lo básico, aprenderlo muy bien, dominarlo. Es la única manera de ir más allá.

Nuestro dojo tiene un vínculo directo con el fundador del Aikido y con el Aikikai gracias a nuestro Sensei, Yoshimitsu Yamada. Buscamos promover una manera de auto-conocimiento y compasión. Creemos en la creación de una comunidad que cultiva el espíritu de cooperación y que al mismo tiempo fomenta la independencia y la autonomía del individuo. Promovemos el desarrollo de personas que participan activamente en el desarrollo de una sociedad diversa e incluyente.

Inspirado en los dojos de Japón, USA y Canadá, en nuestro espacio encontrarás un lugar sobrio, austero y sin pretensiones en donde lo central es la práctica. Lo anterior se logra gracias a un área de más de 120 metros cuadrados de los cuáles poco más de 80 están cubiertos de piso acolchado para la práctica, conocido como tatami. Contamos además con vestidores para mujeres y hombres por separado, un área de aseo y cocina; un baño completo con ducha; y un pasillo con sillas para que los visitantes se puedan sentar cómodamente mientras observan la práctica.